Inicio / 50 Aniversario

Este 25 de Enero de 2021, nuestra Sociedad de Vida Apostólica, Cruzados de Cristo Rey, cumplió 50 años de ser fundada. Con alegría celebramos este aniversario compartiendo la vocación y el carisma que Nuestro Señor nos ha confiado.

Santa Misa de Acción de Gracias

Celebramos la Santa Misa en acción de gracias el día de nuestro 50 aniversario en la Insigne Nacional Basílica de Guadalupe, a los pies de Nuestra Madre Santísima

Mensaje por el 50 Aniversario

El P. Pedro Miguel Funes Díaz, Superior General, nos compartió un mensaje con motivo de la celebración

previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Slider

Dios Padre omnipotente y misericordioso, que enviaste a tu Hijo al mundo para que formase un pueblo de reyes y sacerdotes que te glorificara eternamente, fortalece la unidad de la Iglesia que tu Hijo, Rey del Universo, con sus hechos, sus palabras, su muerte y su resurrección, fundó y llenó del Espíritu Santo. Queremos mantenernos siempre fieles a la ella, por lo que te pedimos que sostengas nuestra adhesión y obediencia a sus obispos y al papa.

Dios todopoderoso, despierta en nosotros del deseo de estudiar y difundir entre los hombres la Doctrina que nos ha enseñado Jesús, el Maestro de Nazareth que vino al mundo para dar testimonio de la verdad, asístenos para meditarla e interiorizarla, consignarla en escritos y documentos físicos y virtuales, enseñarla en la catequesis, predicarla en la liturgia, difundirla en las redes sociales y, sobre todo, vivirla cada día con constancia y fidelidad.

Padre, haz que crezca en nosotros y en todo el pueblo de Dios el aprecio por tus sacramentos. En especial te pedimos que sepamos acudir humildemente al sacramento de la reconciliación para suplicar el perdón de nuestros pecados y busquemos frecuentemente recibir la Eucaristía que tu Hijo nos dejó como alimento para alcanzar la vida eterna.

Que nunca nos falte el celo por despertar y formar con la doctrina social de la Iglesia nuestra conciencia y la de nuestros hermanos, pobres y ricos, hombres y mujeres, de todos los niveles y condiciones, pero sobre todo los más jóvenes; que sepamos apoyar en su vida y misión a los sacerdotes y a los religiosos y religiosas; y que nos preparemos y dispongamos a asesorar moral y doctrinalmente, y a dirigir espiritualmente con el auxilio de la gracia, a quienes nos lo soliciten.

Ven en nuestra ayuda para llevar en nuestras comunidades una vida fraterna conforme a la luz del Evangelio del Reino que tu Hijo nos vino a anunciar, que en nuestras casas vivamos con un solo corazón y una sola alma compartiendo nuestros alimentos, nuestras oraciones y nuestras fiestas, que sepamos comunicar nuestros bienes y no poseer sino lo necesario y útil. Danos también la confianza para presentar nuestros pareceres a los superiores y la obediencia para seguir sus legítimas disposiciones,

Que nunca nos olvidemos de rogar por los que sufren persecución por causa de tu Hijo y de recitar diariamente el Credo en señal del ofrecimiento de nuestra vida, hasta el derramamiento de nuestra sangre como testimonio de fe, si así fuere tu beneplácito.

Que en nuestro corazón no se apague al amor a la Santísima siempre Virgen María de Guadalupe, Madre de tu Hijo, verdadero Dios por quien se vive, dueño de la cercanía y de la inmediación de todas las cosas, y que sintamos la protección de su maternal intercesión. Que amemos y agradezcamos la comunión y auxilio de san Miguel y de todos los ángeles, de san José, de los apóstoles, modelos de nuestra forma de vivir, de los mártires y de todos los santos. Que seamos constantes en el ofrecimiento de oraciones y sacrificios por nuestros fieles difuntos y en reparación de nuestros pecados y los de todos los hombres.

Padre de la gloria eterna, principio del que todo proviene, te pedimos que en todos nuestros pensamientos palabras y acciones brille la luz del Reino del Verbo Eterno, tu Unigénito, Jesucristo Nuestro Señor, por quien todo fue hecho, y que su reinado se extienda a los corazones, familias y sociedades. Él que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, don que impregna todas las cosas. Amén.

Con profunda gratitud compartimos el decreto del Emmo. Sr. Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, por el que concede un Año Jubilar con motivo de nuestro 50 Aniversario